4° AÑO de Metafísica Gnóstica


La gota no rompe la piedra.

¡¡¡ ES SU CONSTANCIA !!!


El discípulo preguntó al maestro:

¿Maestro que se gana con la meditación?

El maestro respondió: NADA.

Pero he perdido la ira, la crítica y el juzgamiento

El hombre está en el universo y el universo está en el hombre, (macrocosmo y microcosmo) por lo tanto se puede reflejar al universo en uno mismo y poder vivir en armonía con él. El humano es un ser auto desarrollante, un experimento de las inteligencias solares (sistema solar) y como tal cumple un doble papel, vivir como una maquina humana o transformarse en un ser espiritualmente equilibrado.


  1. Vivir como maquina dentro de una vida orgánica, a los propósitos de la propia evolución, actuando, alimentándose y ocupando un lugar dentro del mundo terrenal. Para estos propósitos el humano se cree completo y no se exige otra cosa que la vida ordinaria y rutinaria que lleva, (Conciencia dormida). Que es nacer, crecer, reproducirse y “morir”, actuando aquí las leyes de retorno y recurrencia.
  2. Para transformarse de las leyes mecánicas, debe ir despertando y sirviendo al sistema solar, o sea desarrollándose a sí mismo hasta que alcance el nivel del sol. ¿Qué significa esto? Es ir evolucionado. Las siglas SOL significan: S: sujeto O: observándose L:lugar. (Sujeto observandose en el lugar). Es una auto-observación a uno mismo, antes de criticar a un semejante. Al estar actuando el ser en forma incompleta y manteniendo una conciencia dormida, se le da la posibilidad de un auto desarrollo, despertando a otro estado de conciencia. Este es el objetivo de la enseñanza de metafísica gnóstica.
  3. Para lograr esto en cualquiera de los dos planteles que elija vivir el ser humano se debe necesitar de la energía, la que se transformara según su estado vibratorio en hidrógenos para formar y activar la materia que lo impulsará a seguir viviendo. Esta es una de las maneras de hacer una transformación.