2° AÑO de Metafísica Gnóstica


CÓMO SOLUCIONAR PROBLEMAS


En la vida el hombre se enfrenta con innumerables problemas. Cada persona necesita saber cómo resolver cada uno de eso s problemas inteligentemente. Se necesita comprender cada problema, sabiendo que la solución a todo problema, está en el problema mismo.

Ha llegado la hora de aprender a resolver problemas. Existen muchos problemas: económicos, sociales, morales, políticos y religiosos, familiares, etc. y cada ser debe aprender a resolverlos inteligentemente. Lo más importante para la solución de todo problema es no identificarse con el mismo. Uno tiene cierta tendencia a identificarse con el mismo problema y es tanta la identificación que se fracasa en la solución, porque un problema no puede resolverse jamás con otro problema.

.

Este vehículo necesita muchísima paz y quietud mental. Una mente inquieta, batalladora, confundida, no puede resolver ningún problema. Si usted tiene un problema muy grave, 1º no se identifique con el problema en sí, 2º no se convierta usted en otro problema. Retírese a cualquier lugar de esparcimiento sano: un bosque o un parque, o la casa de un amigo íntimo, etc. Distráigase aunque sea por unas horas con algo distinto, escuche buena música y luego, con su mente tranquila y quieta, estando en paz, trate de comprender profundamente el problema, recordando que la solución de todo ese problema está en el problema mismo.

Recuerde que usted, sin paz, no puede hacer nada nuevo. Usted necesita quietud y paz para resolver el problema que se le presente en la vida.


Usted necesita pensar de un modo diferente, completamente nuevo, acerca del problema que tiene que resolver y esto sólo es posible teniendo tranquilidad y paz. En la vida moderna se tienen muchísimos problemas, y desgraciadamente, no se goza de paz, y al faltar la paz, esto se vuelve un verdadero rompecabezas, porque sin paz, no se pueden resolver los problemas.

Para absorber una energía que no nos corresponde, y está transformarse en un problema, es seguro que debe haber actuado con algún pensamiento negativo, debe haber juzgado, criticado, buscando algo que está fuera de su mismo estado vibratorio.

El ser que se enoja, baja su estado vibratorio y empieza a absorber energías negativas.

El cuerpo sirve de vehículo para que se manifiesten esas energías negativas, que no vendrían si el ser no se involucrara y, para no involucrarse primero uno debe darse cuenta, después explicar el problema que se tiene, y tratar de no identificarse con esa situación conflictiva.


El estado de contradicción además de impedir la resolución de los problemas, implica otras millares de contradicciones, que hago? haré esto? Aquello? Cómo? Cuándo?, etc. Esa contradicción mental como la anterior se une para intensificar los conflictos, frustra la resolución de los problemas.

En el silencio florece la intuición. De ese silencio brota la acción inteligente que resuelve totalmente el problema. Sólo en la quietud y en el silencio mental hay libertad y sabiduría.

El conflicto mental es destructivo y ruinoso y ese conflicto mental es el resultado de los deseos opuestos: queremos y no queremos, está bien o está mal, se desea esto y aquello. Se está en contradicción constante y esto, de hecho, es conflicto. La contradicción que existe dentro de uno mismo, se debe a la lucha de esos deseos opuestos: hay una constante negación de un deseo por otro deseo, un empeño se sobrepone a otro empeño, no existe un deseo permanente en el ser humano, cuando se consiguió tal o cual deseo, se va por otro, todo deseo es pasajero, se quiere un empleo y luego que lo tiene, se desea otro mejor, en vez de disfrutar lo que se consiguió y pensar que debo aprender de este lugar o situación. El empleado quiere ser gerente y el cura quiere ser obispo. Siempre se está insatisfecho con lo que se tiene. Casi todo el mundo está lleno de deseos insatisfechos y quieren satisfacción.


El ser debería preguntarse qué está buscando cuando se acuesta o se sienta a meditar y cuál es el camino. Si la pregunta es ¿por qué a mí? ¿Qué me quieren decir con esta angustia?; con estas preguntas la mente comienza a aquietarse y la parte intuitiva empieza a florecer, que es lo que el ser necesita desarrollar, para evolucionar

Práctica: Sentado cómodo en un sillón o acostado en su cama, cierre los ojos. Luego concéntrese en su interior estudiándose a sí mismo, investigando sus deseos, sus contradicciones, aprenda a tomar decisiones y resolverá los problemas.

Es necesario que usted comprenda cuáles son sus deseos contradictorios para que conozca así las causas de sus conflictos internos. Con el conocimiento de las causas del conflicto mental, adviene la paz de la mente.

Practique usted diariamente este sencillo ejercicio. Es necesario que usted se conozca a sí mismo.


Los niveles de reiki solo se dan en la ciudad de Mar del Plata en los cursos vigentes.

No se dan por ninguna razón estas terapias, sino pertenece al grupo "Río de Luz".


Metafísica Gnóstica

Responsable general Stella Maris.